¿Como controlar la humedad en la fabricación de arroz vaporizado?

Octubre 25th, 2016 | 1143
, , ,

Cerca del 50 % de la producción mundial de arroz con cáscara es de tipo vaporizado. Este proceso de producción del arroz consiste en cocer al vapor el arroz sin procesar mientras está aún con la cáscara y, después, secarlo. Esto endurece los granos individuales y los hace más fáciles de manejar, a la vez que reduce la cantidad de granos rotos durante la molienda. También tiene otros beneficios, como el aumento de la vida del producto almacenado, un mayor valor nutricional y la esterilización del grano.

La necesidad de medir la humedad.

El proceso de vaporización consta de tres pasos esenciales. Cuando el arroz aún está en la cáscara, se pone en remojo para conseguir un nivel de humedad óptimo, aproximadamente el 30 %. A continuación, se trata el arroz con calor mediante la evaporación o ebullición, proceso que gelatiniza el almidón del grano. Esta parte del proceso aumenta el contenido de humedad del grano de arroz en un 38 % más o menos. Finalmente, se seca el arroz hasta un nivel de humedad del 12-14 % para que se pueda almacenar o pasar al proceso de molienda.

Los niveles incorrectos de humedad del arroz vaporizado provocan que los granos de arroz se rompan durante el proceso de molienda o descascarillado, además de generar variaciones en el color del producto después del pulido. Todo esto comporta el desperdicio de materiales que, a su vez, aumenta los costes de producción. Además, el arroz vaporizado contiene un porcentaje de humedad más elevado que el arroz del campo, por lo que requiere más energía para secarlo hasta el nivel de humedad correcto. Un control preciso del proceso de secado reduce la energía requerida y produce un producto de alta calidad y uniforme, a la vez que reduce los costes.

Los beneficios de instalar sensores Hydronix de medición de la humedad por microondas.

  • Los secadores se pueden utilizar de forma más eficaz reduciendo los costes de energía.
  • Producto final mejorado y uniforme.
  • Reducción de la cantidad de material desperdiciado y de granos rotos.
  • No se ve afectado por el polvo ni cambia el color.

Instalación recomendada.

sistema-hydromix

En una planta de procesamiento típica, el arroz, después de ponerlo en remojo, se hierve o cuece al vapor a 90-100 ºC durante un periodo de tiempo fijo. A continuación, mediante un transportador helicoidal, se vacía el material a un transportador de cubos que hace circular los granos por una torre de secado por donde corre aire caliente. Según el tipo de planta, cada secador puede acoger 16 000 kg de arroz por donde el transportador de cubos circula una y otra vez. Cada bucle del circuito dura una hora aproximadamente. El proceso de secado, que dura entre 8 y 10 horas, seca el arroz vaporizado pasando de un 30 % de humedad a un objetivo de un 12-14 %.

La instalación depende de la configuración de cada planta, aunque el sensor debe montarse de manera que la cantidad de material que pasa por la superficie de medición del sensor sea uniforme. Una instalación típica consistiría en el montaje del sensor en el lugar por donde el arroz sale de la parte inferior de la torre de secado y vuelve a la tolva para llegar al cubo.

Ahorro de costes.

Las ventajas de instalar un sensor Hydronix se dividen en dos categorías principales.

Ahorros por la reducción de desperdicios:

Por ejemplo, si un único secador procesa 16 000 kg de arroz cada doce horas, asumiendo que se hacen dos turnos por día y se trabajan cinco días a la semana, el resultado es de 160 000 kg de arroz procesado a la semana.

La instalación de un sensor de humedad podría reducir la cantidad de arroz que se desperdicia debido a granos rotos o en mal estado en un 2.5 %, es decir, 25 kg a la semana. El precio actual del arroz en el mercado (a fecha de octubre de 2016) es de 1.062.095 pesos colombianos  por tonelada.  Así, pues, reducir los granos rotos podría conllevar un ahorro de 26.552,38 pesos colombianos en una semana o, si contamos 48 semanas laborales al año, un ahorro total de 1.274.514 pesos colombianos.

Ahorro de energía:

Un sensor instalado correctamente mide los niveles de humedad de los materiales que salen de la torre de secado con una precisión de +/- 0,5 %, lo que permite un control más preciso del secador. El control en tiempo real del secador garantiza que se controle de forma instantánea, lo que da como resultado una mayor eficiencia energética.

Sensores de humedad Hydronix.

hydro-mix

hydro-mix

Los sensores de humedad Hydronix están diseñados para soportar los entornos industriales de mayor desgaste. Los sensores son inmunes a los efectos del cambio de color del arroz y al polvo o la humedad en la atmósfera. Están diseñados para que tengan una temperatura completamente estable y se fabrican con tolerancias exactas para que cada sensor tenga características de medición idénticas. Por todo esto, son precisos, fáciles de usar y fiables.

 

Para este tipo de aplicación e instalación, Hydronix recomienda el sensor Hydro-Mix, que se ha diseñado para funcionar con materiales orgánicos fluidos, como los granos, los frutos secos o las legumbres. El Hydro-Mix tiene parámetros configurables como el filtro y el suavizado de señal, diseñados para eliminar el ruido en las mediciones creado por las pequeñas fluctuaciones en la densidad de la fluidez del material. El sensor también tiene alarmas configurables y una salida de la temperatura del material. El usuario puede seleccionar entre un gran número de opciones de salida, como 0-20mA (0-10V), 4-20mA, USB, Ethernet y RS485/232. También se puede configurar para que emita un valor del porcentaje de humedad directamente desde el sensor. El software Hydro-Com de Hydronix permite una configuración simple del sensor desde un ordenador o portátil con conexión USB.